Recursos para niños inquietos o con déficit de atención

Cada vez nos encontramos con más niños con déficit de atención, niños a los que en edad temprana les cuesta escuchar un cuento, que el día de mañana será dificultad en atender cualquier “lección”. Niños que no consiguen concentrarse en un juego o un cuento (actividades agradables), que el día de mañana tendrán dificultades en centrarse en una tarea académica. En actividades agradables como el juego y el cuento, los niños pueden entrenar facultades como concentración y atención, tan necesarias para cualquier otra actividad “más seria”. Lo agradable es la base del aprendizaje. Si de entrada todo es arduo, el niño se cierra completamente y deviene en frustración, bloqueo o mal comportamiento. Los niños inquietos, “que se portan mal”, nunca lo hacen adrede, siempre debemos preguntarnos qué déficit en su organización sensorial tienen, que les impide integrar lo que el adulto está contando. Debemos ayudar, paso a paso a  estos niños, para que sean capaces de concentrarse, disfrutando de ello. Para muchos de estos niños escuchar un cuento ya es una actividad demasiado compleja. Una manera de ayudarlos es ofrecerles más entradas sensoriales, que el cuento “entre” por los oídos, la vista, las sensaciones táctiles, motoras y del propio lenguaje. Es en este sentido, que los “teatrillos de Mesa” aquí presentados, además de servir de entretenimiento, tienen una base pedagógica y terapéutica de gran valor.

Antes de conocer esta técnica de “Teatrillo de Mesa”, había hecho espectáculos de Cuentacuentos y talleres para niños utilizando los tradicionales títeres de mano o marionetas. Esta técnica, ahora muy difundida en el “ambiente Waldorf”, me pareció en un primer momento muy práctica, porque permitía que una persona sola, moviera todos los personajes de un cuento. Entretanto en 15 años de experiencia pude comprobar la cantidad de ventajas que presenta tanto para el narrador como para los oyentes más pequeños, siendo hoy día mi recurso preferido, junto con el cuento interactivo y las rimas con movimiento.

A los niños de 3 años, sobre todo a los varones, les suele costar escuchar. Pero también hay niños de 4, 5 y 6 años que tienen dificultad.  No tienen la madurez neural para poder estar sentados quietos, su sistema vestibular puede estar inmaduro (el que está relacionado con el equilibrio, la capacidad de escucha y la atención), puede haber patrones inmaduros de movimiento que provocan inquietud corporal, pero o además, nos encontramos a menudo con niños ya muy “contaminados” por la televisión u ordenador. Frente a la pantalla el cerebro no debe hacer ningún esfuerzo, está como “dormido”. Los ojos ven imágenes tridimensionales en formato bidimensional, lo que no exige la adaptación a distancias de los ojos, las imágenes vienen “hechas”, no exige ningún esfuerzo imaginativo. Pero lo peor, es que están tan saturados por el exceso de imágenes, que pareciera que necesitasen cada vez imágenes o películas más fuertes para “entretenerse”. La “terapia” para estos niños es todo lo contrario, hay que ayudarles a ser capaces de asimilar, hay que volver a sensibilizarlos. Para eso hay que “aquietar los sentidos”, quitar estímulos fuertes y ayudar a los niños a que sean capaces de disfrutar de estos pequeños cuentos, como lo haría cualquier niño sano. La expresión “me aburro”, no hay que tomarla textualmente, hay que ayudar a los niños a que entren en la magia del cuento y así no se aburran. Los Cuentos de esta serie,  con abundantes cancioncillas y Rimas entre medias, ayudan a estos niños, ya que pueden participar activamente del cuento. Pueden cantar o decir la rima con la maestra. No están forzados a estarse completamente quietos y callados. A medida que contamos el cuento un día tras otro, cada vez son más los que participan activamente de él.

En este sentido los Cuentos de Repetición hechos como Teatrillo de Mesa han dado excelentes resultados en niños con necesidades especiales y problemas específicos de lenguaje.

Autora: Tamara Chubarovsky – www.lafuerzacurativadelapalabra.com/una-oportunidad-para-ninos-inquietos/

 

Si este tema te interesa, del 30 de agosto al 1 de septiembre, podrás aprender en el curso «La Voz como Recurso Educativo». 3 talleres con herramientas prácticas de apoyo para padres, educadores, cuentacuentos, logopedas, terapeutas y todo aquel que esté en contacto con niños.
www.mundoconsciente.es/blog/la-voz-como-recurso-educativo/

 

Un comentario

  1. MAYERLIN COLMENARES 04/08/2013 en 16:22

    ME GUSTARIA SEGUIR RECIBIENDO INFORMACION SOBRE ESTE TEMA Y PAUTAS PARA AYUDAR A MI HIJITO

    GRACIAS

No se permiten comentarios.

WhatsApp chat