El pájaro del alma

Hondo, muy hondo, dentro del cuerpo habita el alma. Nadie la ha visto nunca pero todos saben que existe.
Y no solo saben que existe, saben también lo que hay en su interior. Dentro del alma, en su centro, esta, de pie sobre una sola pata, un pájaro: el pájaro del alma. Él siente todo lo que nosotros sentimos.
pajaro del alma
Cuando alguien nos hiere, el pájaro del alma vaga por nuestro cuerpo, por aquí, por allá, en cualquier dirección, aquejado de fuertes dolores.
Cuando alguien nos quiere, el pájaro del alma salta, dando pequeños y alegres brincos, yendo y viniendo, adelante y atrás.
Cuando alguien nos llama por nuestro nombre. El pájaro del alma presta atención a la voz, para averiguar que clase de llamada es esa.
Cuando alguien se enoja con nosotros, el pájaro del alma se encierra en sí mismo silencioso y triste.
Y cuando alguien nos abraza, el pájaro del alma, que habita hondo, muy hondo, dentro del cuerpo, crece, crece, hasta que llena casi todo nuestro interior. A tal punto le hace bien el abrazo.
Hasta ahora no ha nacido hombre sin alma. Porque el alma se introduce en nosotros cuando nacemos, y no nos abandona ni siquiera una vez mientras vivimos.
Como el aire que el hombre respira desde su nacimiento hasta su muerte.
Seguramente quieres saber de que esta hecho el pájaro del alma.
¡Ah! Es muy sencillo: está hecho de cajones y cajones pero estos cajones no se pueden abrir así nada más.
Cada uno está cerrado por una llave muy especial.
Y es el pájaro del alma el único que puede abrir sus cajones.
¿Como? También esto es muy sencillo: con su otra pata.
El pájaro del alma está de pie sobre una sola pata; con la otra -doblada bajo el vientre a la hora del descanso- gira la llave, moviendo la manija y todo lo que hay dentro se esparce por el cuerpo.
Y como todo lo que sentimos tiene su propio cajón, el pájaro del alma tiene muchísimos cajones: un cajón para la alegría y un cajón para la tristeza, un cajón para la envidia y un cajón para la esperanza, un cajón para la decepción y un cajón para la desesperación, un cajón para la paciencia y un cajón para la impaciencia. También hay un cajón para el odio y otro para el enojo, y otro para los mimos. Un cajón para la pereza y un cajón para nuestro vacío, y un cajón para los secretos más ocultos (este es un cajón que casi nunca abrimos.
Y hay más cajones. También tu puedes añadir todos los que quieras.
A veces el hombre puede elegir y señalar al pájaro… Qué llaves girar y qué cajones abrir. Y a veces es el pájaro quien decide.
Por ejemplo: el hombre quiere callar y ordena al pájaro abrir el cajón del silencio; pero el pájaro, por su cuenta, abre el cajón de la voz, y el hombre habla y habla y habla.
Otro ejemplo: el hombre desea escuchar tranquilamente, pero el pájaro abre, en cambio, el cajón de la impaciencia: y el hombre se impacienta. Y sucede que el hombre sin desearlo siente celos; y sucede que quiere ayudar y es entonces cuando estorba.
Porque el pájaro del alma no es siempre un pájaro obediente y a veces causa penas…
De todo esto podemos entender que cada hombre es diferente por el pájaro del alma que lleva dentro.
Un pájaro abre cada mañana el cajón de la alegría; la alegría se desparrama por el cuerpo y el hombre esta dichoso.
Otro pájaro abre, en cambio, el cajón del enojo; el enojo se derrama y se apodera de todo su ser. Y mientras el pájaro no cierra el cajón, el hombre continua enojado.
Un pájaro que se siente mal, abre cajones desagradables; un pájaro que se siente bien, elige cajones agradables.
Y lo que es más importante: hay que escuchar atentamente al pájaro. Porque sucede que el pájaro del alma nos llama, y nosotros no lo oímos. ¡Que lastima!
Él quiere hablarnos de nosotros mismos, quiere platicarnos de los sentimientos que encierra en sus cajones.
Hay quien lo escucha a menudo.
Hay quien rara vez lo escucha.
Y quien lo escucha solo una vez.
Por eso es conveniente ya tarde, en la noche, cuando todo esta en silencio, escuchar al pájaro del alma que habita en nuestro interior, hondo, muy hondo, dentro del cuerpo.
Autor: Mijael Snunit

 

14 Comentarios

  1. Leticia 23/01/2014 en 11:40 - Responder

    gracias…un regalo para mi alma 😉

  2. Maite 24/01/2014 en 10:52 - Responder

    Gracias, estupendo.

  3. viviana 24/01/2014 en 17:35 - Responder

    Hayyyyyyyyyy muchas gracias!!!!!! Es re tierno!!!! Me encanto!!!!! Que profundo es………. 🙂

  4. zulema 24/01/2014 en 18:31 - Responder

    BELLISIMO Y CIERTO. A VECES ES MUY DIFICIL CALLAR AL PAJARO INTERIOR Y OTRAS, LAS MAS , ES MUY COMPLICADO ESCUCHARLO. ESE PAJARO ES MI CONCIENCIA QUE ME HACE ACTUAR SEGUN CREA. GRACIAS. NO LO CONOCIA. HASTA SIEMPRE.

  5. SOLEDAD 24/01/2014 en 20:35 - Responder

    FANTASTICO!!!!

  6. Paloma Ofelia Erosa Pineda 25/01/2014 en 0:22 - Responder

    Hermosa interpretación !

  7. nuria 25/01/2014 en 4:49 - Responder

    !!!ME ENCANTO!!!!!

  8. raysa 25/01/2014 en 8:52 - Responder

    bellisimo

  9. mayte 25/01/2014 en 16:15 - Responder

    Es precioso, y muy alentador.

  10. myriam 26/01/2014 en 15:19 - Responder

    MUY BUENO…LA VERDAD?? HERMOSO!!!

  11. veronica 27/01/2014 en 14:13 - Responder

    muy hermoso! gracias!!

  12. Delia Palomino 28/02/2014 en 17:03 - Responder

    Muy hermoso….lo siento cada instante de mi vida.

  13. MANUCHEHR 13/03/2014 en 15:02 - Responder

    hola . muchísimas gracias , es un encanto leer lo y meditar en el pájaro que esta ahí , y creo que es el orden de dios cuando nos mando a ese cuerpo , y creo viene cuando dios quiere y se va cuando dios la llama , por eso el deseo es cuando alguien se muere que ese paiaro vaya directamente donde dios , a mi me encanto saber lo y ser mas consciente de existir de ese pajaro con sus cajones y espero que todos los cajones este bien equilibrado lleno de fuerza y salud y alegría y humanidad y sano y abierto , gracias . y siempre feliz . es maravilloso . gracias a dios por darnos cuento por saber lo . gran abrazo .

  14. yanu 03/05/2014 en 3:45 - Responder

    Una manera ,muy sencilla de hablarnos consciente de esa valiosa luz interna nuestra Alma, Gracias….

Deje su comentario

Te informamos que tus datos personales son tratados de conformidad con lo establecido en el REGLAMENTO (UE) 2016/679 de protección de datos de carácter personal. El Responsable del tratamiento de tus datos es UN MUNDO CONSCIENTE, S.L. y quedarán registrados en un fichero con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la Política de Privacidad

Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de tus datos de carácter personal dirigiendo tu petición al correo electrónico protecciondedatos@mundoconsciente.es Podrás dirigirte a la Autoridad de Control competente para presentar la reclamación que consideres oportuna.

 

Acepto la política de privacidad *