Ser bueno no es suficiente

fruteria

Juan trabajaba en una empresa hacía dos años. Siempre fue muy serio, dedicado y cumplidor de sus obligaciones. Llegaba puntual y estaba orgulloso de que en dos años nunca recibió ninguna amonestación.

Cierto día buscó al Gerente para hacerle un reclamo:
– Señor, trabajo en la empresa desde hace dos años con bastante esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero siento que he sido postergado. Mire, Fernando ingresó en un puesto igual al mío hace solo seis meses y ya ha sido promovido a supervisor.

– ¡Ajá! -respondió el gerente-. Mientras resolvemos este problema que me planteas, quisiera pedirte que me ayudes a resolver otro. Quiero dar fruta al personal, para el almuerzo de hoy. En el negocio de la esquina venden frutas. Por favor averigua si tienen naranjas.
Juan se esmeró en cumplir con el encargo de su jefe y en 5 minutos ya estaba de vuelta en la oficina.
– Bueno Juan ¿qué averiguaste?
– Señor, sí tienen naranjas para la venta.
– ¿Y cuánto cuestan?
– ¡Ahhh…! no pregunté eso.
– Bueno, ¿pero viste si tenían suficientes naranjas para todo el personal?,- preguntó serio el Jefe.
– Tampoco pregunté eso señor.
– ¿Hay alguna fruta que pueda sustituir la naranja?
– No sé señor, pero creo…
– Bueno, -dijo el Jefe-, espera, siéntate un momento.

El Gerente tomó el teléfono y mandó llamar a Fernando. Cuando se presentó, le dió las mismas instrucciones que le había dado con anterioridad a Juan y en 10 minutos estuvo de vuelta.
Cuando volvió, el Jefe le preguntó:
– Bien Fernando, ¿qué noticias traes?
– Señor, tienen naranjas, las suficientes para todo el personal y, si prefiere, también tienen bananas, manzanas, kiwis y peras. La naranja está a 15 el kilo, la banana a 22, la manzana a 9 el kilo y el kiwi y el melón cuestan 28 el kilo. Me dijeron que si compra fruta en cantidad, nos harán un descuento del 8 por ciento. He dejado separada la naranja, pero si usted elige otra fruta debo regresar para confirmar el pedido.
– Muchas gracias, Fernando, pero espéreme un momento.
Se dirigió a Juan, que había quedado boquiabierto y le preguntó:
– Juan, ¿qué me decías?
– Nada señor, eso es todo. Muchas gracias. Con su permiso…

El éxito es en gran parte el producto de elevar constantemente el nivel de nuestras aspiraciones y el de nuestras expectativas.

 

Cuento: Ser bueno no es suficiente, sacado del libro “El silencio del hombre” , recopiladas por Pedro Alonso.

 

10 Comentarios

  1. viviana 28/11/2013 en 1:47 - Responder

    genial, muy bueno!!!!

  2. Carmen Perez 28/11/2013 en 1:56 - Responder

    Es de esos dias que me havia falta leer algo como esto!!!!Muchas gracias por vuestras enseñanzas.Esto si es la escuela de la vida….

  3. Estigarribia Sonia Isabel 04/12/2013 en 1:50 - Responder

    La verdad que está muy interesante este relato!!!Nos deja una muy buena enseñanza. Gracias por compartirlo!!!

  4. DENNIS XIOMARA CONTRERAS MONTAÑO 04/12/2013 en 1:58 - Responder

    GENIAL!

  5. oscar 04/12/2013 en 4:15 - Responder

    bastante interesante.. muy instructivo . gracias

  6. juancarlos 04/12/2013 en 23:46 - Responder

    Me parece que es mentira todo el relato, por lo menos en el mundo en el que vivimos. Todos los empresarios prefieren a Juan, por ser sumiso y no demasiado listos. Las personas como Fernando sufren y tienen que callarse los errores que ven de sus superiores, sabiendo que todo saldría mucho mejor si entre todos aportaran un poco. Fernando puede ser muy inteligente, pero por lo menos en España, como vayas de listo, tienes al típico supervisor que te quiere quitar de enmedio y hará lo posible para que te echen. ESA ES LA REALIDAD, y no los cuentecillos estos que son muy bonitos en la teoría.

    • Nicole Hndz 14/01/2014 en 1:39 - Responder

      Juan Carlos en los E.E.U.U o nadas contra la corrient o te vas con ella. Aca te lichan mas cuando estas avanzadita de edad. Si quieres ser mejor debes saber cubrir todas tus bases. Nunca dejando detalles sin resolver. Ojo de Aguila.

  7. JOSE 05/12/2013 en 0:03 - Responder

    APRENDIENDO A VIVIR. UN ABRAZO.

  8. tamara 06/12/2013 en 12:29 - Responder

    Cuanta razón tienes, el cuento esta bueno.
    Como bien dices la realidad es otra

  9. Nicole Hndz 14/01/2014 en 1:34 - Responder

    Tremenda leccion a todos. Nos da el ejemplo de ser mas astutos . Siempre estar mas adelantados, si queremos ser superiores en lo que emprendamos en la vida.

Deje su comentario

Te informamos que tus datos personales son tratados de conformidad con lo establecido en el REGLAMENTO (UE) 2016/679 de protección de datos de carácter personal. El Responsable del tratamiento de tus datos es UN MUNDO CONSCIENTE, S.L. y quedarán registrados en un fichero con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la Política de Privacidad

Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de tus datos de carácter personal dirigiendo tu petición al correo electrónico protecciondedatos@mundoconsciente.es Podrás dirigirte a la Autoridad de Control competente para presentar la reclamación que consideres oportuna.

 

Acepto la política de privacidad *